Es frecuente encontrarse a padres desesperados que no saben cómo desconectar a  sus hijos de los videojuegos, obligarlos a hacer los deberes y estudiar las lecciones. La concepción sobre este tipo de entretenimiento es negativa, cuando en el fondo puede ayudar más de lo que se cree a la formación de las personas.

La sociedad aún tiene mucho que aprender sobre los videojuegos. Estudios de la Universidad de Málaga realizados por Carina S. González y Francisco Blanco en 2008, así como una investigación de la Universidad de Valencia de Sonsoles Ramos Ahijado y Ana María Botella Nicolás en el año 2000, afirman que los videojuegos pueden llegar ser una parte esencial para la renovación y mejora de nuestra educación actual.

Cuerpo de una chica jugando de un videojuego sentada en un cojín gigante.Los videojuegos generan diversas emociones, provocando así motivación, un elemento primordial a la hora de asimilar conceptos y lograr un número mayor de logros en los objetivos del aprendizaje. Los trabajos de estos investigadores demuestran cómo hasta el sentimiento de frustración en el juego puede llegar a producir persistencia en el momento de la ejecución de tareas y pueda hacer que se alcance una mayor concentración en ellas.

En la etapa de desarrollo de Internet en que estamos, la web 2.0, las personas se caracterizan por ser plenamente sociales   y con una gran tendencia a la colaboración. Los sentimientos no constituyen un proceso exclusivamente individual sino     que se tratan de procesos relacionales, las emociones se construyen socialmente y, en ese esquema, el videojuego se       convierte en un elemento capaz de fusionar a personas, emociones y aprendizaje.

Las investigaciones aquí reseñadas han comprobado que los videojuegos educativos que además acercan a la música,   promueven el aprendizaje activo, autónomo y colaborativo, también generan experiencias muy profundas, junto con una construcción personal.

  Por otro lado, los investigadores señalan que aún queda por avanzar y tomar mayor conciencia del arma contra la   desmotivación que es el videojuego. Por ejemplo,k se puede afirmar que los videojuegos destinados al aprendizaje, en su mayoría, han sido elaborados con bajos presupuestos, siendo el sonido un factor poco desarrollado en ellos, con lo que aún queda mucho margen de mejora.

Bibliografía:

  • Fallis, A.G. (2013). Los Videojuegos Como Herramientas De Aprendizaje. Una Experiencia De Innovación Con La Ópera De Mozart. Journal of Chemical Information and Modeling, 53, 1689-1699.
  • González González, Carina Soledad Blanco Izquierdo, Francisco. (2008). Emociones con videojuegos: incrementando la emoción para el aprendizaje. Education in the knowledge society (EKS), 9, 69-92.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies